Follow Us On

De las calles al Concejo de Medellín

Tras proceso de resocialización, Alejandra Maya pasó de las calles a trabajar en el equipo de la Presidencia del Concejo de Medellín.

Espontánea y alegre, así es Alejandra Maya, una mujer con propósitos claros y ante todo, voluntad para transformar su vida y convertirse en lo que siempre quiso. De hombre a mujer, de las calles al Concejo de Medellín. La transformación de Alejandra inició a sus 13 años, cuando sus sueños fueron más grandes que el miedo al rechazo. “Era algo que estaba en mí y no podía seguir reprimiendo. Desde los 5 años me sentía mujer, pensaba como mujer. Le quitaba los juguetes a mi hermanita para jugar con ellos y siempre quería ser la mamá”.

Eligió un nombre que representara su esencia, se dejó crecer el pelo y comenzó a utilizar la ropa y el maquillaje con los que se sentía bien. Pero en el proceso no todo fue color de rosa. El miedo, la inseguridad y los vacíos emocionales la llevaron a conocer otro mundo oscuro que parecía no tener fondo, en el que la rumba y los vicios ganaron el protagonismo.

Poco a poco dejó de ir a su casa, pues era en la calle, consumiendo drogas y alcohol, donde podía desconectarse de la realidad y olvidar sus más profundos miedos. Las calles del centro de Medellín se convirtieron en su hogar, y los vicios, su refugio. Se pierde la noción del tiempo, para Alejandra, algunas noches parecían ser eternas. Y el hecho de dejar de comer, de dormir y de tener paz afectó su salud. “En el espejo ya veía una mujer, pero no como yo quería. Veía una mujer humillada, maltratada”.

Cuando cumplió la mayoría de edad conoció la Casa de la Diversidad y Género de la Alcaldía de Medellín donde comenzó otro proceso de transformación. Hizo el trámite jurídico con el nombre, la llevaron a Centro Día y finalmente le presentaron las Granjas Productivas, un programa, para ciudadanos que tienen la conciencia y voluntad de cambiar para resocializarse.

“Después de haber vivido 6 años en el centro de Medellín ejerciendo el trabajo sexual y pasando por miles de vulneraciones, es muy gratificante haber vivido el proceso de resocialización en Granja 3, con la corporación Nuevos Ideales y la Secretaría de inclusión”.

Tras un proceso de resocialización que duró 18 meses, Alejandra se graduó en noviembre de 2019 y está terminando el componente de seguimiento y egreso productivo en el taller gestores de vida, que consiste en llevar el testimonio a los habitantes de la calle de que sí es posible transformar su vida.

“Ya tengo las herramientas para superar las situaciones y no permitir que los vacíos afecten mi esencia, mis planes, sueños y proyectos”. Ahora, después de ese largo proceso, Alejandra comienza un nuevo reto: trabajar como parte del equipo del presidente del Concejo Luis Bernardo Vélez para apoyarlo en la labor de generar calidad de vida, oportunidades y Recuperar lo Social en Medellín.

Related Posts

Leave a Reply